viernes, 19 de octubre de 2018

Toda la filogenia en un solo cartel

Un grupo de botánicos europeos ha producido un cartel que muestra las relaciones filogenéticas (o sea, de parentesco) de las angiospermas (plantas con flor) según APG IV, así como las características más importantes que distinguen a los grupos. Está muy bonito. La versión abajo es reducida. Pueden bajar el original aquí, que es para imprimir un cartel de 120 x 85 cm, aproximadamente.


La filogenia de las angiospermas

jueves, 18 de octubre de 2018

Fisiología vegetal, nopales y magueyes

La próxima semana se llevarán a cabo dos eventos que posiblemente sean de interés para los lectores de Jehuite. Para ambos ya pasó la fecha para enviar trabajos, pero todavía se puede asistir.

Del 24-26 de octubre de 2018 (miercoles a viernes) se organizó el 1er Congreso Mexicano de Fisiología Vegetal en el Colegio de Postgraduados. Parece que no tiene costo para estudiantes, pero solicitan que uno se registre previamente. Ya está el programa general; participan varios colegas del Posgrado en Botánica, y hay toda una serie de conferencias bastante interesantes.




Además, la Facultad de Agronomía de la Universidad Autónoma de Nuevo León en Monterrey es el escenario de un Simposio-Taller sobre Nopal y Maguey, el 25 y 26 de octubre, jueves y viernes. Tampoco está muy caro (400 pesos para estudiantes). El programa está orientado principalmente a la agronomía y el aprovechamiento, pero también hay algunas conferencias sobre temas biológicos.


miércoles, 17 de octubre de 2018

¿Sabes cómo reconocer una selva tropical?

El Jardín Zoobotánico de la Amazonia, visto desde la calle.

Hace dos meses fui a Brasil, por primera vez en mi vida, a un congreso en Belém. Esta ciudad está ubicada sobre una a las ramas del delta del Amazonas.

Parte del delta del Amazonas, cerca de Belém

No me quedé mucho tiempo, pero sí participé en un pequeño tour a los alrededores, para ver selva. Era una selva ya algo degradada, pero en fin, algo es algo. Ademas, la ciudad tenía una curiosidad: un manchón de selva en medio del mar urbano, que había sobrevivido por unos azares de la historia: el bosque Rodrigues Alves, ahora el Jardín Zoobotánico de la Amazonia, completo con algunos changos.

Tomé muchas fotos, por supuesto. El aspecto general de estas (semi)selvas era muy parecido a las selvas que tenemos en México, en Chiapas o Las Tuxtlas. Claro, las especies son parcialmente diferentes. Pero, muchas de las características típicas de una selva alta, selva perennifolia, bosque tropical húmedo o como quieren llamarle, sí estaban.

A continuación les voy a explicar cómo se puede distinguir una selva alta de un bosque mesófilo o de niebla, que es el tipo de vegetación más parecido.

Una regla de los bosques húmedos tropicales en general es que tienen muchas epífitas, o sea, plantas que usan los árboles como base; cada árbol es todo en ecosistema. En el bosque mesófilo o de niebla, estos son en gran parte orquídeas, musgos y helechos. Estos también hay en las selvas altas, pero hay mucho más Araceae (la familia del alcatraz y de la piñanona), y también algunos cactus:

Cada árbol es un mundo.

Una arácea somo epífita.

Lo que cuelga de este árbol y parecen heno son plantas epífitas del género Rhipsalis, una cactácea.

En el sotobosque hay muchas palmeras (en el bosque mesófilo son más helechos arborescentes):

El nivel inferior de la selva con varias palmeras
El estrato inferior consiste de plantas leñosas; casi no hay hierbas, y pastos menos.

Sotobosque de la selva

Hay muchas trepadoras y enredaderas leñosas (son menos en el bosque mesófilo; en las selvas bajas son más anuales o los que salen cada año):


Lianas leñosas

Las hojas adquieren, con el tiempo, una capa de líquenes y a veces musgos:



Los árboles más grandes ostentan contrafuertes gigantescos. Ayudan para estabilizar el árbol. Si hacen clic en la foto, pueden distinguir a una persona en el segundo árbol, a la izquierda, para comparación. Estos contrafuertes casi no hay en bosques mesófilos.



Contrafuertes de los árboles tropicales grandes.
Además, las raíces son  muy superficiales.


Lo que parece un tronco caído es una raíz del árbol de la foto superior.
Había dos características de estas selvas que no había visto en México. La primera era el suelo arenoso (y por lo tanto muy pobre) y el segundo eran termiteros sobre la tierra:


El suelo arenoso en las selvas de los alrededores de Belém.

Termitero epigeo

La selva en los alrededores de Belém, desde el avión

lunes, 15 de octubre de 2018

¿Qué será de las bibliotecas (científicas)?

Yo soy de una generación que venera a los libros. Y que gastaba una buena parte de su dinero - disponible o no - en ellos. Sin embargo, he notado que en los últimos años, ya compro muy pocos. Todo está en línea ...

Recientemente, estuve pensando sobre el tema de los libros, impulsado por un conflicto entre libros y espacios en mi institución. Estoy viendo que los libros siguen un poco el camino de los discos de vinilo, estos negros grandes que tenías que poner en un tocadiscos. Ubicuos en un momento, luego, guardados en cajas en el sótano, los que se sacan cuando alguien se muere, y en el siguiente momento objeto de colección de algunos aficionados como símbolos de nostalgia.

Pero, libros científicos y sus bibliotecas, incluyendo las particulares de los investigadores, son un caso especial. Allí está documentado la base de nuestro conocimiento. Específicamente en la botánica taxonómica, dependemos mucho de obras viejas y monografías de bajo tiraje. Una buena parte de estos trabajos no están en línea, y prácticamente invisibles para el internauta. Existen esfuerzos para subir obras históricas a la red, como JSTOR, BHL o el Internet Archive, pero están incompletos, y su permanencia no está garantizado. Para libros más recientes, digamos, entre 1930 y 1990, hay muchos problemas con el derecho de autor. Por ejemplo, la Flora Novo-Galiciana sigue siendo disponible solo en papel.

Hay otro asunto. Todos nos hemos acostumbrado tanto a la red que no nos podemos imaginar un mundo sin él, o con restricciones para acceder. Sin embargo, esto puede pasar muy fácilmente, ya sea por razones técnicos o políticos.  Ya se ven algunas nubes muy negros en el horizonte, desde varios megahackeos, secuestros cibernéticos, sabotajes, hasta la censura en China, la manipulación de la opinión política de Facebook, las intervenciones en las redes sociales en el Cercano Oriente, hasta el corte (accidental o a propósito) de cables que transmiten datos.

Claro, libros también se pueden quemar y
censurar. De hecho, esto ha sido una constante a lo largo de la historia. Pero, es mucho más difícil erradicar completamente algún conocimiento específico por la naturaleza dispersa de libros. En el internet es relativamente más fácil. Controlar la información es una de las maneras más antiguas para ejercer poder y no creo que la naturaleza humana haya cambiado.

Entonces, ¿qué haremos con estas cantidades grandes de objetos, que posiblemente tendrán un valor en algún momento para alguien? Recuérdense que guardar cosas en condiciones adecuadas también tiene su costo, que alguien tiene que cubrir.

Creo que es un tema que se debe tratar en conjunto, entre la comunidad científica entera, quizás representados por el CONACyT, las instituciones y los individuos.

Me podría imaginar las siguientes acciones:
- que el CONACyT designe y apoye a bibliotecas regionales, quizás a nivel estatal, que colecten activamente a los libros científicos y a las cuales uno puede donar (claro, no se colectarán duplicados, y posiblemente se quedan en bodegas apropiadas, pero estarían registrados y accesibles cuando se requieran).

- las instituciones podrían contribuir orientando su política a guardar obras básicas, y estar conscientes que el internet no necesariamente es para siempre en la misma forma como es actualmente.

Y qué podríamos hacer nosotros? Una acción importante de los investigadores mayores sería organizar el destino de libros, archivos y fotos antes de jubilarse o, pues sí, morir.

Una posibilidad que podríamos probar sería organizar tianguis de libros en nuestros respectivos congresos, donde los jóvenes interesados podrían adquirir por una cantidad simbólica, las obras que ya dieron servicio a otros.



¿Qué piensan ustedes? ¿Sobre todo los más jóvenes? Dejen sus comentarios.


jueves, 11 de octubre de 2018

Congreso de la Maleza 2018 - cursos precongreso

Ya está cerca el XXXIX Congreso Nacional de la Ciencia de la Maleza, que está programado para los días 22-26 de octubre en 2018. Desafortunadamente, no lo anuncié a tiempo, así que ya está cerrado la recepción de trabajos. Pero, también se puede ir como asistente, o participar en los cursos precongreso el 22 y 23 de octubre.


Las actividades precongreso consisten de un simposio sobre la resistencia de malezas a herbicidas, otro sobre malezas reglamentadas, y todavía otro sobre nuevas tecnologías en el manejo de malezas, más un curso sobre manejo integrado de malezas.

Todavía no está el programa de las ponencias del congreso mismo, pero lo subo cuando lo tengo.





miércoles, 10 de octubre de 2018

Cómo hacer una colecta científica de plantas

El Herbario Nacional publicó recientemente un tríptico que resume muy brevemente los puntos más importantes en la colecta científica de plantas, y los ilustra. Vean:



Si quieren saber más, el libro clásico "Manual de herbario: administración y manejo de colecciones, técnicas de recolección y preparación de ejemplares botánicos" de Fernando Chiang y Antonio Lot está disponible bajo pedido en Researchgate. También la página "Técnicas de campo" del Missouri Botanical Garden (en español) y el capítulo "Técnicas de recolecta de plantas y herborización" de Arturo Sánchez González y Manuel González Ledesma son muy útiles.

martes, 9 de octubre de 2018

¿Quieres identificar plantas tropicales?


Pues aquí te enseñan cómo.

Los cursos organizados por la Sociedad Botánica de México en coordinación con varias universidades del país y apoyados por CONACyT han sido todo un éxito a lo largo del año.

El último se llevará a cabo en Chiapas, del 26 al 28 de octubre de 2018, y será dedicado a dar herramientas para identificar plantas del trópico.

Puede participar cualquier interesado, pero estudiantes de biología o ecología que son miembros de la Sociedad Botánica de México pueden obtener apoyos (claro, te puedes hacer miembro para esto). Aquí hay más información. El correo de contacto es sbmregistro@gmail.com.

lunes, 8 de octubre de 2018

El XXI Congreso Mexicano de Botánica 2019: primer circular


Se acaba de anunciar formalmente el XXI Congreso Mexicano de Botánica, que se llevará a cabo del 20 al 25 de octubre del próximo año, 2019, en la ciudad de Aguascalientes, Ags. El segundo circular con más detalles saldrá en febrero de 2019.

¡Ya vayan pensando que van a exponer, organizar y someter!

miércoles, 16 de mayo de 2018

Senecio inaequidens ya está en Veracruz

Senecio inaequidens es una hierba invasora que está avanzando rápidamente en todo el centro de México. Ya he reportado varios nuevos hallazgos anteriormente.

Hace un mes encontré grandes poblaciones de esta especie, que es venenosa, en una región de potreros en las partes altas y húmedas de Veracruz, en la carretera de Misantla a Jalapa, poco antes de Naolinco. Se observó a lo largo de varios kilómetros. Aquí les dejo unas fotos:





Para leer más:

Rzedowski, J., H. Vibrans y G. Calderón de Rzedowski. 2003. Senecio inaequidens DC. (Compositae, Senecioneae), una maleza perjudicial introducida en México. Acta Botánica Mexicana 63: 83-96.

Senecio inaequidens en Malezas de México.

En Jehuite:
.... y otra más (Senecio inaequidens) (región de Texcoco)
Otra vez Senecio inaequidens Chalco/Amecameca
Más Senecio inaequidens (Cuautitlan-Izcalli a Villa de Carbón)
Un tríptico de Hidalgo sobre la invasora Senecio inaequidens

martes, 15 de mayo de 2018

¿Qué tipo de artículos son altamente citados en botánica?

La pregunta que se hace en el título se puede contestar en forma cuantitativa con las herramientas que tenemos actualmente. Un botánico inglés, Philip White, se hizo esta pregunta y explicó los resultados de sus indagaciones en tres contribuciones en el sitio Botany One (que es del editorial de la revista Annals of Botany).

Las 10 artículos más citados en el área de ciencias vegetales entre 1992 y 2017


Hubo algunos resultados interesantes y no necesariamente los esperados:
  • la mayoría de los artículos altamente citados son de uno o dos autores (o sea, no necesariamente son las colaboraciones de numerosos científicos, aunque de éstas también hay);
  • más o menos el 60% son revisiones;
  • el factor de impacto de la revista tiene una relación con el número de artículos altamente citados, pero la relación no está muy estrecha;
  • las palabras más comunes en los títulos fueron “stress”, “response”, “gene”, “expression” y “arabidopsis”.
Esto es la nube de palabras de los títulos; el tamaño de la palabra es proporcional a la frecuencia de uso:


Podemos ver que son principalmente artículos que tratan botánica funcional y los que tienen que ver con regulación.

Hay varias personas que han escrito varios artículos de los muy altamente citados.

Aquí van las 10 más citados:
  1. Clough SJ, Bent AF (1998) Floral dip: a simplified method for Agrobacterium-mediated transformation of Arabidopsis thaliana. Plant Journal 16, 735-743. [10,111 citations]
  2. Apel K, Hirt H (2004) Reactive oxygen species: Metabolism, oxidative stress, and signal transduction. Annual Review of Plant Biology 55, 373-399. [4,262 citations]
  3. Mittler R (2002) Oxidative stress, antioxidants and stress tolerance. Trends in Plant Science 7, 405-410. [4,067 citations]
  4. Maxwell K, Johnson GN (2000) Chlorophyll fluorescence – a practical guide. Journal of Experimental Botany 51, 659-668. [3,443 citations]
  5. Barthlott W, Neinhuis C (1997) Purity of the sacred lotus, or escape from contamination in biological surfaces. Planta 202, 1-8. [3,153 citations]
  6. Munns R, Tester M (2008) Mechanisms of salinity tolerance. Annual Review of Plant Biology 59, 651-681. [3,047 citations]
  7. Noctor G, Foyer CH (1998) Ascorbate and glutathione: Keeping active oxygen under control. Annual Review of Plant Physiology and Plant Molecular Biology 49, 249-279. [2,970 citations]
  8. Zhu JK (2002) Salt and drought stress signal transduction in plants. Annual Review of Plant Biology 53, 247-273. [2,481 citations]
  9. Angiosperm Phylogeny Group (2009) An update of the Angiosperm Phylogeny Group classification for the orders and families of flowering plants: APG III. Botanical Journal of The Linnean Society 161, 105-121. [2,406 citations]
  10. Dixon RA, Paiva NL (1995) Stress-induced phenylpropanoid metabolism. Plant Cell 7, 1085-1097. [2,347 citations]

Si les interesa más información, vayan a leer las contribuciones originales:

(todos de Philip White)
Citation Classics in Plant Sciences since 1992 (23 de enero de 2018)
Contemporary Citation Classics in Plant Sciences – Journals, Authors and Affiliations (8 de febrero de 2018)
Contemporary Citation Classics – Subjects and Predictions (14 de mayor de 2018)

P.S. El quinto artículo más citado, el de Barthlott y Neinhuis, es sobre el efecto loto, sobre el cual ya se platicó en Jehuite. Wilhelm Barthlott fue mi director de tesis doctoral oficial (también tenía uno inoficial, Dr. Wilhelm Lauer).

¿Qué es y cómo funciona el efecto loto?
El camino tortuoso de la ciencia básica a la aplicada: el efecto loto
Fabulosas, nuestras plantitas ¿no? El efecto Salvinia

lunes, 14 de mayo de 2018

De cómo llegamos a una especie nueva

De Gabriel Cerén

Hoy quiero contarles una de las muchas aventuras que hemos pasado en las giras de recolecta en El Salvador, bajo el auspicio del Museo de Historia Natural de El Salvador (MUHNES). Gira alrededor de un cactus epifito del Parque Nacional Montecristo.

En el año 2012 iniciamos a construir en el MUHNES un área de jardín dedicado al bosque seco con énfasis en cactus. Esta parte del terreno habia sido abandonada por varias razones, pero teniamos el objetivo de mostrar a los vistantes algúnas de las diversas especies que habitan en este tipo de bosque.

Inicios del Jardín de Bosque Seco. Izq. Dr. Salvador Arias, Der. Gabriel Cerén
Invitamos justo para marzo de ese año, al Dr. Salvador Arias del Jardín Botánico del Instituto de Biología de la UNAM. Nuestro interes fué llevarlo por tres días al Parque Nacional Montecristo, ubicado al noroeste de la capital salvadoreña.

A media caminata de 3 horas cuesta arriba, nos encontramos con una planta de flores amarillas, péndulas que al Dr. Arias le llamo mucho la atención.

Primera observación de Disocactus salvadorensis Cerén, J. Menjívar & S. Arias; Parque Nacional Montecristo
Toma de fotografía y muestras para ADN
Claro, para este momento no teniamos idea que nuestra planta amiga todavía no tenia nombre. Había sido confundida por varios investigadores nacionales e internacionales que la habian observado estéril o con frutos.

Cúspide del Cerro Miramundo, Parque Nacional Montecristo. Izq a der. Nohemy López, Jenny Menjívar, Salvador Arias y Fredy Magaña
Al regresar al campamento con el Dr. Arias pasabamos clave de este género, intrigados por la forma de las flores y sus dos sitios de inserción de los estambres. Terminamos la visita al parque y regresamos al Herbario MHES, en la capital salvadoreña. Quedamos inquietos por esta planta y con el compromiso de monitorear sus frutos, y saber como eran tambien sus semillas.

Flores rosadas de Disocactus salvadorensis
Al año siguiente tuve la oportunidad de visitar al Dr. Arias en México y me tenia la sorpresa que justo la planta que habiamos recolectado era una especie nueva, ya se había hecho un análisis genético y ¡era importante describirla!

Iniciamos con Jenny Menjívar, compañera botánica del MUHNES, a visitar desde marzo hasta octubre las poblaciones de esta planta.

Variación de color en las flores de Disocactus salvadorensis
Plantas de Disocactus salvadorensis
Con la ayuda y acompañamiento del jefe de guarda recursos Fredy Magaña, observamos y registramos las variaciones de colores en las flores desde blancas, rosadas, amarillas, siendo este último color el más abundante y el primero muy restringido.

Disección de flor para medición de las estructuras
Observación de inserción de los estambres
Acercamiento a la inserción de estambres en el zona basal
Separación de estructuras para medición
Frutos de Disocactus salvadorensis
Acercamiento a las semillas en el mesocarpo

Esto nos llevó entre 2013 y 2014 hacer la descripción de cada una de las partes, claro manuscritos iban, revisiones venían, depurando, corrigiendo hasta tener una versión lista para enviarse a publicación. Elegimos la revista Novon y hasta el 2017 salió la publicación de esta especie de cactus de El Salvador.

La alegría es inmensa, indescriptible como en un país con tanta fragmentación, desconocido para muchos, existe una riqueza florística que no ha sido explorada en su totalidad.

Hoy tenemos un gran reto los que nos apasionan las plantas en El Salvador, hacer un registro minucioso, lo más que se pueda de la flora, sus usos y servicios.

Te dejo aqui unos consejos y pasos para hacer una descripción de una Nueva Especie.

Para bajar la publicación aqui.


Referencias

Cerén, G., J. Menjívar y S. Arias, 2017. A new species of Disocactus (Cactaceae) from El Salvador. Novon: A Journal for Botanical Nomenclature 25: 139–144.
Cetzal-Ix, W. y R. Balam, 2010. Una guía para la descripción de nuevas especies: el caso de Lophiaris tapiae Balam & Carnevali. Desde el Herbario CICY 2: 44-46 (8 de julio de 2010).